El jugador del Gran Canaria FS representó al club en la mesa redonda online organizada por 3COM Marketing, en la que representantes de gran parte de los clubes de referencia grancanarios abordaron su situación personal durante el confinamiento por la pandemia global del COVID-19

Los perjuicios del confinamiento en el jugador de Futsal

“En el caso del Fútbol Sala la incidencia del confinamiento en nuestro deporte podemos decir que es una mezcla entre el fútbol once y el baloncesto, porque es un deporte muy técnico y táctico, con muchas jugadas de estrategia preparadas, lo que precisa de una comunicación constante con el resto de los compañeros y además nuestro deporte cuenta con mucho especialista dentro de la cancha, que necesita un entrenamiento específico en el que es fundamental la práctica continuada de determinados ejercicios”.

“El problema no es tanto el mantenernos bien físicamente en nuestras casas, porque hay ejercicios que se pueden desarrollar perfectamente en casa para mantener la forma física, pero otra cosa muy diferente es perder esas sensaciones como equipo y más en un club como el nuestro que históricamente se ha ido reinventando cada año y sin embargo esta temporada se estaba intentando construir un proyecto de futuro y nos encontramos con que se corta a los 6 meses de comenzar con motivo de esta crisis sanitaria”.

“Es una situación complicada tanto para los jugadores veteranos como para los más jóvenes, como es mi caso, porque cuando comenzábamos a conocernos mejor entre nosotros y a conjuntarnos mejor como equipo, nos sobreviene este parón que nos puede llevar a perder gran parte de ese terreno ganado durante los 6 meses anteriores de trabajo en común”.

Profesionales en una liga semi profesional con el futuro en juego

“Nuestra situación es complicada porque somos profesionales en una liga semi profesional en la que de momento las únicas noticias que nos llegan de la RFEF es la posibilidad de que se celebre un playoff de ascenso a Segunda División express, sin ni siquiera acabar la liga regular, que nos habría permitido tener algo de rodaje antes de afrontar enfrentamientos directos a vida o muerte con rivales con el mismo objetivo que nosotros”.

“En nuestro caso tenemos el plus añadido de presión de ser conscientes de que si no logramos subir este año a la Segunda División muchas cosas pueden cambiar en el club y podríamos encontrarnos con una situación en la que los jugadores veteranos, que llevan muchos años siendo profesionales tengan que marcharse a otros equipos donde puedan seguir manteniendo su condición de profesionales por un tema puramente económico”.

“El haber sido primeros en la temporada regular y que podamos perder todo ese trabajo por esta situación es duro para nosotros, aunque tenemos claro que debemos adaptarnos lo antes posible, siendo conscientes de que nadie es culpable de esta situación que nos afecta a todos”.

“Nos vemos en la tesitura de tener que jugarnos nuestro futuro a vida o muerte y solo esperamos que al final todo pueda ir bien”.

Suso Méndez y su previsión anticipada de lo que se avecinaba

“Antes de que la situación sanitaria fuese tan alarmante como es ahora, Suso nos prohibió darnos la mano antes de los entrenamientos y de los partidos, porque ya contaba con información a través de distintos contactos suyos entre los servicios médicos, fue algo que los propios jugadores no entendíamos en su momento y que con el desarrollo de los acontecimientos nos hemos venido dando cuenta de que somos gracias a él de los primeros equipos que comenzaron a tomar medidas para evitar los contagios”.

La opción de un playoff express en Las Rozas

“En principio lo que se está barajando por parte de la RFEF es que ese playoff express pudiese disputarse en Las Rozas como sede única, pero siendo Madrid el epicentro de la pandemia en España, cabe plantearse si es lógico jugar allí, ¿cómo nos desplazamos desde la isla hasta allí para jugar?, ¿estará el avión desinfectado para evitar contagios?, ¿qué vehículos cogemos para poder ir hasta Las Rozas desde el aeropuerto de Barajas?,…, lo cierto es que a diferencia de otros deportes no contamos con los medios económicos suficientes como para poder tener todas las garantías sanitarias y logísticas necesarias para protegernos”.

“Es una situación que afectará a la historia de nuestros respectivos deportes y eso es algo que me produce una profunda pena; solo espero que todo salga bien al final, que en nuestro caso podamos consumar el ascenso a Segunda División y que se nos tome más en serio al regresar a una categoría profesional”.